“Diseño universal”

27.02.2020

El Diseño universal, es considerado como diseño "inclusivo", ya que precisamente, se busca poder incluir a todas las personas, para que puedan usar el producto sin necesidad de adaptaciones especiales, logrando que el mismo diseño pueda ser utilizado por todas las personas sin distinciones de si tienen problemas de de discapacidad o no. Si bien la persona estándar no existe, mediante los principios del diseño universal se puede lograr que el mismo producto pueda ser utilizado por todos los usuarios.

El diseño universal se basa en siete principios. El primer principio habla de la equidad de uso, en el cual es diseño es útil y puede ser vendido comercialmente para todas las personas, sin importar cuales son sus capacidades. El producto puede ser utilizado de la misma manera en la mayoría de los casos, o de manera equivalente, sin provocar segregación ni la estigmatización de ningún usuario.

El segundo principio habla de la flexibilidad de uso, en cuanto a que el mismo diseño se puede adaptar a un amplio rango de capacidades individuales y preferencias, permitiendo elegir el método de uso. Se busca lograr la adaptación de acceso, para cualquier mano, sin importar si es derecha o izquierda, pudiendo alternar entre las dos, facilitando la precisión. A su vez se busca conseguir la adaptación al ritmo de los usuarios.

El tercer principio, se basa en un diseño que sea simple e intuitivo para el usuario, haciendo que la manera de utilizar el producto sea fácil de entender por todos sin importar la experiencia previa que tiene el usuario, conocimientos, nivel cultural o capacidad de concentración. Esto se logra eliminando toda complejidad que resulte innecesaria, ordenando la información en función de su rango de importancia, generando avisos y respuestas, durante y después del uso, y por ultimo adaptándose a un amplio rango de habilidades culturales y de lenguaje.

El cuarto diseño habla de la información perceptible, en cuanto a que el diseño debe transmitir la información necesaria, independientemente de sus capacidades sensoriales, o de las condiciones ambientales. Esto se puede lograr utilizando diferentes métodos (táctil, sonoro, pictográfico), para mostrar la información esencial, ampliando su legibilidad, de manera tal que sea fácil ser descripto para dar instrucciones. A su vez debe permitir la compatibilidad entre los diferentes dispositivos utilizados por las personas con problemas sensoriales.

El quinto principio habla de la tolerancia al error, minimizando el peligro y las consecuencias que puede traer un accidente. Esto se logra ordenando los elementos, los mas utilizados de manera mas accesible, y los mas peligrosos aislados, tapados o hasta eliminados, de manera que se minimice la confusión, minimizando el riesgo y los errores. A su vez debe haber avisos de peligro, o error, y elementos de seguridad ante fallos, para evitar que se realicen acciones a nivel inconciente en tareas que requieran de atención, por cuestiones de seguridad.

El sexto principio se basa en el bajo esfuerzo físico, para que el diseño pueda ser usado de forma cómoda con el mínimo esfuerzo, permitiendo al usuario mantener la posición natural del cuerpo, minimizando las acciones repetitivas y los esfuerzos físicos continuados.

Por ultimo el séptimo principio habla de que haya espacio suficiente de aproximación y uso, en cuanto a las dimensiones de espacio apropiadas para permitir el acercamiento, alcance, manipulación y uso, independientemente del tamaño del cuerpo del usuario, su postura o movilidad.
Esto se puede lograr facilitando en el diseño un campo amplio de visión de los elementos mas importantes para cualquier usuario, independientemente de si esta sentado o de pie, permitiendo el alcance de todos los componentes, de forma cómoda.
A su vez se debe facilitar las variaciones de tamaño de la mano del agarre, y facilitar un espacio adecuado para el uso de ayudas técnicas o de asistencia personal.




                 NEWSLETTER